Si acaba de enterarse que tiene epilepsia, el próximo paso que deben seguir usted y su equipo de salud es hablar sobre un plan de tratamiento. El objetivo de cualquier tratamiento para la epilepsia es asegurarse de que usted pueda vivir una vida normal, activa, sin crisis epilépticas ni efectos secundarios provocados por el tratamiento. Hay varios tratamientos muy eficaces para controlar las crisis epilépticas:

  • Medicamentos – Los fármacos utilizados para tratar la epilepsia son llamados medicamentos anti-crisis. Actualmente hay más de 30 medicamentos anti-crisis aprobados para tratar la epilepsia. Aproximadamente 6 de cada 10 personas pueden controlar sus crisis con la primera o segunda medicina que prueben. Sin embargo, una encuesta de adultos en la comunidad encontró que el 56% aún presenta crisis. Independientemente de los números, si una persona no obtiene control de las crisis en el primer año o después de probar los primeros 2 o 3 medicamentos, deben ser vistos por un especialista en epilepsia.
  • Estimulación del Nervio Vago (VNS por sus siglas en inglés) – Se implanta un pequeño aparato (llamado generador) por debajo de la piel en el lado izquierdo del pecho. Hay un cable delgado o electrodo que va desde el generador y se adhiere al nervio vago en el cuello. El VNS puede ser una opción si la cirugía no funciona o no está indicada. Los beneficios del VNS parecen mejorar con el tiempo de uso. Por ejemplo, cerca del 45% de las personas tienen disminución de crisis en un 50% o más al primer o segundo año de uso.
  • Neuroestimulación Sensible (RNS por sus siglas en inglés) – Este es otro aparato médico para tratar las crisis epilépticas. Se coloca por debajo del cuero cabelludo en una pequeña área del cráneo, es decir, el hueso que rodea el cerebro. Se colocan uno o dos cables del aparato estimulador sobre la superficie del cerebro donde comienzan las crisis epilépticas. El aparato puede detectar una crisis y enviar pequeñas pulsaciones de corriente eléctrica a través de cables para ayudar a detener o a disminuir las crisis. Así como la VNS, la RNS no cura la epilepsia y puede ser que no funcione de inmediato. Aun así, la NES puede ayudar a detener o a disminuir el número de crisis epilépticas que una persona tiene hasta en un 40 a 60% después de uno a tres años de uso.
  • Estimulación cerebral profunda (DBS por sus siglas en inglés) – El DBS es un nuevo tipo de aparato que también ayuda a controlar las crisis epilépticas cuando la cirugía no funciona o no puede ser realizada en el paciente. Se colocan cables con electrodos en áreas específicas del cerebro. El aparato es programado como el VNS para dar estimulación con el fin de interrumpir o detener las crisis epilépticas.
  • Terapias Dietéticas – Las terapias dietéticas pueden ayudar a controlar crisis tanto en niños como en adultos. Se utilizan cuando las crisis no responden a los medicamentos. La terapia dietética más usada es la dieta cetogénica. Esta es una dieta médicamente supervisada, alta en grasa y baja en carbohidratos. Existen otras tres dietas que también pueden ayudar a disminuir las crisis epilépticas en algunas personas. La mayoría de las personas que usan terapia dietética siguen tomando sus medicamentos.
  • Cirugía - Existen dos tipos principales de cirugía utilizados para tratar la epilepsia. En el primer tipo, el cirujano extrae la parte del cerebro que provoca las crisis epilépticas. En el segundo tipo, el cirujano interrumpe el recorrido de la crisis epiléptica mientras recorre el cerebro. La cirugía para la epilepsia es complicada y los médicos le realizarán una serie de exámenes especiales antes de recomendársela.